Las ciudades: Sevilla Valencia Barcelona Madrid bases del concurso contacto
Rescata el minibar

En esta web encontrarás todas las pistas e información necesarias para ser el primero en rescatar el minibar robado y poder así ganar uno de los cuatro fabulosos viajes a Las Vegas.

ultimas noticias Suscribete al newsletter y enterate de todo

Email:

El robo del Minibar

Imagen de previsualización de YouTube

Hace algunos días, en un hotel de la capital, unos ladrones intentaron robar la caja fuerte de la suite principal. Para ello hicieron un agujero desde el edificio contiguo. Pero se equivocaron y en vez de sustraer la caja de caudales, por error sustrajeron el “Minibar”.

Imagen de previsualización de YouTube

Los ladrones en medio de su huida deciden comprobar la cuantía de su botín. Cuando paran y abren el maletero, se dan cuenta que se han equivocado en el robo. Están muy nerviosos y deciden salir huyendo dejando el “Minibar” abandonado.

Imagen de previsualización de YouTube

Pascual del Castillo, el director del hotel asaltado, hace un llamamiento público donde ofrece, gracias a la ayuda de Destinia.com, una recompensa a aquel que consiga encontrar el “Minibar”, debido a que tiene un gran valor sentimental para él.

La Historia del Minibar Robado

polaroid_elvis_pascual

Hola, soy Pascual del Castillo.
Me dirijo a ustedes para agradecerles la atención prestada a mi llamamiento.
La verdad es que me encuentro completamente desolado ante la incertidumbre de si volveré a ver mi fetiche preferido, por eso decidí pedir ayuda.
Fue una sorpresa cuando supe que podía contar con Destinia.com para ofrecer la recompensa por la recuperación del “Minibar” robado.
Hace ya mucho tiempo tuve la suerte de poder viajar a Las Vegas, lo que había sido un sueño para mi desde que conocí de su existencia gracias a un amigo en 1952. Por esa época también descubrí a Elvis y el Rock and Roll, mi gran pasión.
La verdad es que no lo tuve fácil para conseguir música por aquella época.
Gracias a un billete de barco que no pudo utilizar un amigo de mi padre, por problemas personales, pude embarcarme en 1969 hacia América, y mas concretamente a México.
Tarde un mes y tres días en llegar, pero el viaje no tubo demasiados incidentes.
Desde allí viaje a California, donde alquile un viejo Cadillac y me adentre en la Norte América profunda. Tarde dos días en llegar a mi destino, porque me desoriente varias veces por el camino, pero mereció la pena. Llegué un miércoles por la noche y las luces se veían desde varios quilómetros de distancia.
Me aloje en un pequeño motel de la cuidad y al día siguiente me decidí a buscar por todos los medios una actuación de mi idolatrado Elvis. Tuve la suerte de conseguir una entrada para una actuación que tenía programada en el famoso “Hotel Internacional” el sábado siguiente.
El día antes de el concierto me fui a la cama pronto pero no fui capaz de conciliar el sueño debido una ola de calor que asolaba el estado de Nevada. Al ser un Motel sencillo ni siquiera tenia una nevera donde guardar una botella de agua. Lo pase realmente mal.
Por la mañana me levante y me acerque hasta el hotel donde se disponía a actuar el cantante.
No podía creerlo, pero cual fue mi sorpresa cuando vi que una limusina se acercaba a la entrada del hotel, donde me encontraba estupefacto ante la deslumbrante decoración. Cuando la puerta se abrió y vi como un hombre, vestido con un ceñido traje de lentejuelas, se bajaba de el impresionante coche casi me da un sincope.
Era él. Elvis Presley. No había mucha gente por la calle puesto que era pronto. Se disponía a entrar en el hotel, supongo que a probar el sonido para la actuación nocturna. Yo estaba en su camino y de repente cruzo su mirada con la mía. Me quedé helado. El sonrío y en ese momento, no se de donde saque la fuerza pero, le extendí la mano. Él me la agarro y me saludo amablemente. Le pregunte si me dejaba entrar a ver el ensayo y no tubo ningún problema en ello. Fue algo especial para mi.
Después del ensayo se acerco y me preguntó si me había gustado. Me quede mudo y el se hecho a reír. Me dijo que si me apetecía comer con el y por supuesto yo accedí encantado. Subimos a su suite y poco después apareció personal del hotel con un carrusel de bandejas llenas de comida.
Yo no salía de mi asombro. No podía ser verdad.
Al final de la tarde, cuando se disponía a marcharse le pregunte si me podía dar algún recuerdo de ese día y fue cuando se le ocurrió lo del Minibar.
Llamó a uno de sus ayudantes y le dijo con voz profunda;
- Chico! Dale una botella de Champan para que la disfrute a mi salud.
Me empece a reír y se quedo extrañado y me pregunto por que me reía.
Le dije que en el Motel donde me quedaba hacia tanto calor que el champan iba a hervir, que no merecía la pena desaprovechar semejante manjar.
Se quedo pensativo unos segundos y derrepente exclamo:
Que se lleve el minibar entero! Así no se le calentará cuando esté en su habitación.
Y así fue como conseguí mi preciado tesoro…
Espero que comprendan la importancia que tiene para mi el objeto en cuestión y me ayuden a dar con el.
Con esto me despido de ustedes no sin antes volver a agradecerles la atención prestada.

Un saludo, siempre suyo, Don Pascual del Castillo.


destinia.com © Copyright Destinia S.L. Travel Agency C.I.C.M.A. nº 1257.